Suscríbete a nuestro Newsletter:
TV Pasiones
Apuesta final

Una historia basada en hechos reales… Un drama épico en una era de reyes y príncipes, de guerreros, de combates a muerte con espadas, flechas y artes marciales… Es el año de 1693 en la capital de las ocho provincias que conforman el reino de la Dinastía Joseon (1392-1910), la última dinastía y una de las más largas en la historia de Corea. El REY SUKJONG gobierna con mano de hierro, a la espera de que su hijo, el príncipe heredero YI YUN lo suceda en el poder. Entre los súbditos se encuentra BAEK MAN-GEUM, un hombre asediado por las deudas, dominado por el vicio de las apuestas y los juegos de azar. Su esposa, la dulce y hermosa CHOI BOK-SUN no tolera más esa adicción que los ha puesto al borde de la ruina, situación que aprovecha el maquiavélico YI IN-JWA para poner en marcha sus planes en contra del REY SUKJONG. IN-JWA, enemigo jurado de SUKJONG, le ofrece un dinero a BOK-SUN para que alivie los apuros económicos de la familia a cambio de que seduzca y enamore al monarca. En principio ella se resiste, es una mujer casada y respetable, pero cuando descubre que BAEK MAN-GEUM perdió en una apuesta ese dinero y luego el álbum genealógico de la familia, accede a las pretensiones de IN-JWA. El plan funciona. SUKJONG, hombre de corazón sensible, se enamora de un momento a otro de BOK-SUN, pero ella, sintiéndose culpable, le advierte que no puede ser su mujer porque ya tiene un esposo. El REY, que todo lo puede, manda a averiguar la debilidad de BAEK MAN-GEUM y descubre que son las apuestas. Entonces le monta una trampa: le hace beber, jugar a las cartas y perderlo todo. Luego le hace apostar lo último de valor que le queda en la vida: su propia esposa. Pierde otra vez. BOK-SUN pasa a ser concubina del monarca bajo el título de SUK-BIN CHOE y se muda al palacio, donde deberá a enfrentar la enemistad de la reina consorte HUIBIN JANG. Entretanto, BAEK MAN-GEUM queda con el corazón destrozado y hace lo imposible por recuperar a su esposa. Seis meses después, BOK-SUN da a luz un niño al que llama DAE-GIL. Pero pronto comienzan las murmuraciones en el reino sobre el origen del bebé: ¿Es o no hijo de SUKJONG? ¿Estaba ella embarazada de BAEK MAN-GEUM cuando éste la perdió en una apuesta? ¿Acabará la reina consorte HUIBIN JANG con la vida de este príncipe recién nacido? Para salvar la vida de su hijo, BOK-SUN decide cambiarlo por un bebé similar, muerto a consecuencia de una epidemia. Y hace que le entreguen a DAE-GIL a BAEK MAN-GEUM, que vive su peor momento de abandono y borracheras. Se trata de un niño con fisonomía de noble, destinado a vivir a pesar de que la muerte le circunda en casi todo momento. DAE-GIL se criará junto al viejo apostador, quien le enseñará todos los secretos en torno a los juegos de azar. Entretanto, un año más tarde, BOK-SUN da a luz su segundo hijo –no hay duda de que sí es del REY SUKJONG–, el príncipe YI GEUM, futuro monarca del reino